Los Aparecidos Blog

Jorge Alberto Bonil

June 22, 2021

Jorge Alberto Bonil

Argentina

Colimbas

El Escuadrón Perdido, por José Luis D’Andrea Mohr.

Nació: 22 de julio de 1953
Desapareció: 28 de febrero de 1977
Unidad: Regimiento de infantería de Montaña 22
Jefes:
Teniente coronel Alberto CALLONI
Teniente coronel Juan Bautista MENVIELLE
Jefe de Compañía: Teniente Carlos Alfredo LOPEZ PATTERSON
Comandante de Zona: General Luciano Benjamín MENENDEZ
Comandantes de Subzona:
General Jorge A. MARADONA (diciembre de 1975 – febrero de 1977)
General Juan Pablo SAA (febrero de 1977 – febrero de 1979)

El 28 de febrero de 1977 al soldado Jorge Alberto BONIL le restaban pocos días para terminar su servicio militar. Salió de su casa a las cinco y media de la mañana para presentarse en su destino, el Regimiento de Infantería de Montaña 22, en Marquesado, San Juan. La familia no imaginó que ésa sería la última ocasión en que verían al hijo conscripto, asistente del teniente DEL TORCHIO.

Días después, los padres se enteraron con estupor de que el muchacho había sido dado de baja… por desertor. Decidieron investigar personalmente qué había sucedido: no podían creer que su hijo hubiera desertado cuando faltaban sólo días para que finalizara su servicio militar.

Averiguaron que el 28 de febrero, efectivamente, Jorge Alberto se había presentado en el RIM 22, como lo reconoció el teniente DEL TORCHIO; pero las autoridades de la unidad insistieron en la “deserción” del soldado BONIL.

El habeas corpus presentado en el Juzgado Federal de San Juan fue rechazado el 24 de junio de 1977 por el doctor Mario GERARDUZZI.

Jorge Alberto BONIL continúa desaparecido.

http://www.desaparecidos.org/arg/doc/escuadron/escua21.htm

Jose Luis D´Andrea Mohr

Jose Luis D´Andrea Mohr

Argentina

https://www.lanacion.com.ar/politica/fallecio-dandrea-mohr-el-capitan-que-enfrento-al-ejercito-nid53434/

 

http://www.desaparecidos.org/arg/doc/escuadron/escua06.htm

 

Era descendiente del invasor inglés Carl Beresford quien estuvo un tiempo preso en Buenos Aires; unos años después vino a vivir aquí una señorita inglesa llamada Mary Brikford Beresford, quien más tarde se casó con José Mohr, primer cónsul prusiano en la Argentina, tatarabuelo del Vasco. La carrera militar parecía llevarse en la sangre de la familia, desde su bisabuelo hasta su padre, todos portaron uniforme.

Fue instructor paracaidista, amante de nuestra Antártida y de la Patagonia como de su gente humilde y en lugar de deshonrar su persona y a las FF.AA. torturando y desapareciendo compatriotas, se colocó decididamente en la vereda de enfrente de los militares genocidas, los que según él mismo decía: “en un ejército sanmartiniano no hubiesen tenido siquiera la honorable tarea de mozos de letrina“.

Egresó del Colegio Militar como subteniente del arma de Ingenieros en 1961. Ya como estudiante dio muestras de rebeldía y dignidad: “Yo jamás, jamás, me arrastré (…) no soy un gusano”, decía. “Era el único que no obedecía esa orden”. Y aunque le llovieron los arrestos, porque lo rebelaban los abusos, el despotismo, terminó los cursos. Afirmaba al respecto que “hay una forma de mandar que se apoya en el sometimiento del otro. Cuanto más pequeñito es un individuo más se siente engrandecido por el sometimiento del otro”.

Continuó dando muestras de su carácter obstinado al negarse a combatir en los enfrentamientos entre “azules” y “colorados” de 1962, ello lo hizo pasible de 35 días de arresto, los primeros de los 305 que cumpliría a lo largo de su carrera. Al producirse en 1963 un nuevo enfrentamiento y una nueva negativa lo metieron preso más de dos meses y al salir lo trasladaron a Río Gallegos, especie de depósito de castigados, donde estuvo dos años.

Su siguiente destino fue el norte de Santa Fe, Villa Ocampo, en el Batallón de Ingenieros de Construcciones 121. Ahí estuvo casi un año, luego fue a Buenos Aires para un curso, se casó, tuvo un hijo y fue miembro de la Expedición Antártica que invernó en la Base Belgrano, la más austral, entre 1967 y 1968, tal como era su anhelo. Cuando volvió, lo mandaron al Batallón de Ingenieros Topográficos 601, luego es destinado a Bariloche a la Compañía de Ingenieros de Montaña 8 y nuevamente a la ciudad capital, a la Compañía de Policía Militar 101, a cargo de una sección de seguridad a la que debía entrenar en toda forma de combate urbano. En ese año, el 17 de noviembre de 1972 Perón regresó al país, ese hecho cambió definitivamente su vida: cuando se encontraba al frente de una compañía de la Policía Militar y recibió la orden de “disolver a un grupo” de personas, que bajo un vendaval quería acercarse a Ezeiza, donde el Gral. Juan D. Perón se disponía a aterrizar después de 18 años de exilio “D’Andrea se quitó el casco y avanzó a parlamentar con los manifestantes. Le salió al paso una anciana de ojos azules que le preguntó “¿Qué, nos van a matar?”. La anciana le recordó a su amada abuela. D’Andrea sonrió, la estrechó en un abrazo y la tranquilizó” y les explicó la manera de continuar sin ser molestados. Ya nada volvió a ser igual.

Al acercarse las elecciones del ’73 la jerarquía militar prevé no entregar el gobierno en caso de que gane el peronismo. A partir de reuniones y conversaciones, organiza a Neuquén, su nuevo destino, como “ciudad liberada” apoyándose en su compañía, el Batallón de Ingenieros de Construcciones 181. Contaban además con 400 casas civiles, con teléfono y auto. Hasta había planeado armar civiles.

Este díscolo oficial fue retirado del ejército en 1976, pero paradójicamente, no por razones políticas sino por negarse a declarar en un Sumario en el que debía hablar de la vida privada (la vida sexual) de mujeres y hombres acusados. Fue sometido a un Tribunal de Honor, al que acusó de inmiscuirse en la vida de los demás en contra de lo que su fundador, el General San Martín, sostenía sobre lo que podía hablarse y lo que no debía hablarse. Pero, a esa altura, confiesa el Vasco, que “hacía unos años que estaba harto del Ejército. Tanto, que se negó a entrar en la Escuela de Guerra, destino imprescindible para avanzar en la carrera”.

Días después se produjo el golpe y fue convocado a participar en un “grupo de tareas”, pero se negó de manera violenta, amenazando de muerte al portador de la propuesta. “Y nadie me molestó nunca más”, porque las órdenes indignas se cumplen compulsivamente cuando uno está mal formado o es un indigno. Un militar que un día juró defender la Patria hasta perder la vida, y, ante el susto de perder la propia, se dedica a hacer perder las de sus compatriotas, es un traidor. (Dos años más tarde, al aumentar la escala bélica con Chile, fue convocado al servicio activo).

Alejado de las FF.AA. radicado en el sur, se dedica al periodismo. Hacia 1983 publica artículos en el diario Río Negro en los que criticaba duramente el accionar represivo. Cuando los militares sacaron su ley de autoamnistía escribió en contra de ella, y le hicieron otro Tribunal de Honor que lo sancionó con una descalificación por “falta gravísima al honor”, por haber sido desleal para con la Fuerza, y nuevamente fue arrestado. Publicó su apelación en El Periodista de Buenos Aires, dónde “no hacía ningún descargo sino más cargos”. Dos años más tarde en un Consejo de Guerra era destituido. Para que la humillación sea completa, se le envió a D’Andrea Mohr la Junta Superior de Reconocimiento Médico del Ejército para que evaluara su salud mental. Seis meses después, se entera que se había dictaminado que era “un psicópata, paranoico, inútil para todo servicio militar, disminuido en un cien por ciento para actividades militares y en un setenta por ciento para actividades civiles, con tendencia a desmejorar con los años”. D’Andrea fue expulsado formalmente del Ejército en 1987 por un Consejo Militar que lo tildó de “maniático querulante”, calificativo que, viniendo de quienes venía, lo llenaba de orgullo.

“El Vasco” se había vinculado al Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y se había recibido de locutor y periodista, publicando notas en el efímero diario Sur, en cuyos artículos ridiculizaba a los militares represores tachándolos de enfermos de “intrapilosis”, mal castrense derivado del prolongado uso de los cascos que hacía que el pelo les creciese por dentro del cerebro. Luego de vencer la desconfianza y el maltrato de muchos progresistas logró escribir en Humor, en La Razón, Página 12 y en La Maga a los que convirtió en trincheras desde donde combatió a los señores de la muerte, al tiempo que el juez español Baltasar Garzón, comenzaba a enjuiciarlos.

Llegada así la oportunidad, pone a disposición del mismo todo el material documental recopilado que culminaría poco tiempo más tarde en lo que fue Memoria Debida (De vida), un libro que “reúne la historia de la violencia política moderna en la Argentina; la ideología devenida del extranjero, como la “Escuela de las Américas”, la propia ideología introducida a través de la Vicaría Castrense; y los desaparecidos”. En suma, en él “está desarrollado todo lo que podemos saber hoy del terrorismo de Estado”. Incluso en 1998 se presenta ante dicho juez a prestar declaración. Otro texto muy importante de su puño y letra, es El Escuadrón Perdido, en el cual denuncia la desaparición de 129 conscriptos y en donde sentenciaba, en referencia a los decretos de aniquilamiento del accionar subversivo que “Los decretos no imponían un golpe de estado. El aniquilamiento consiste en impedir que el oponente quede en condiciones e continuar la lucha. Durante el combate puede haber muerte o heridos, pero continuar la agresión contra prisioneros se llama exterminio, y esa palabra no figura en manual alguno“. Ambas investigaciones fueron de gran utilidad para conocer el mecanismo de desaparición de militantes, sus responsables, etc., y sirvieron de pruebas y apoyo documental para radicar denuncias penales contra los genocidas, incluso en una de ellas, que lleva su firma, se denuncia a Henry Kissinger por su participación en las matanzas en América Latina. Colaboró también con las Abuelas de Plaza de Mayo en la búsqueda de nietos apropiados por los captores.

Expulsado de su paraje patagónico por apoyar una huelga, se incorpora junto con el Capitán Federico Mittelbach, el Tte. Cnel. Jorge Mittelbach, el ex Cnel. Juan Jaime Cesio también expulsado del Círculo Militar y descalificado por falta gravísima al honor, el Cnel. José Luís García y el Cnel. Horacio Ballester, actual presidente, entre otros, al CEMIDA (Centro de Militares para la Democracia Argentina), institución militar que optó “estar con los desaparecidos contra los métodos nazis de nuestros militares”.

Este bravo militar, que retó a duelo a Cristino Nicolaides y se jactaba de que no había sido perseguido por los militares genocidas sino de haber sido él quien los persiguió a ellos, en una ponencia dictada en la ciudad de Sevilla llegó a afirmar que “por carencia de objeto social” las FF.AA. deberían disolverse en todo el cono sur de América.

Poco tiempo después encontraría en el cáncer un nuevo enemigo. Si bien había sido expulsado del Ejército conservaba su obra social y ante la falta de recursos para atenderse en otro sitio, D’Andrea Mohr se atendió en el Hospital Militar, donde murió el jueves 22 de febrero a causa de una septicemia. Previamente, aunque sin que él lo pidiera el General Ricardo Brinzoni, a partir de gestiones que había iniciado el General Martín Balza, le restituyó su grado de Capitán.

En el último mail que envía, el día anterior a su ingreso en el hospital militar, se despedía como legando un mandato: “Besos y sigan adelante aunque el horizonte huya. José Luís“.

Bruschtein, Luís. En http://www.asociacionsere.org.ar/material/jldm.htm
D’Andrea Mohr, José Luís. El Escuadrón Perdido…y desaparecido, Bs.As., Planeta, 1988.
D’Andrea Mohr, José Luís. Memoria debida (De vida), Bs.As., Colihue, 1999.
D’Andrea Mohr, José Luís. Ponencia de las Jornadas de Debate y Reflexión FF. AA. y Derechos Humanos: ¿Es posible alcanzar el equilibrio?”. Sevilla, 22 al 24 de Marzo, 1999, en http://www.paginadigital.com.ar/articulos/.
Gilio, Maria Esther. Conversacion con Jose Luís D’Andrea Mohr un militar diferente, 20de julio de 1998, en http://www.ser2000.org.ar/Archivo/d000e5de.htm.
http://www.clarin.com/diario/2001/02/24/p-01301.htm.
http://www.pagina12.com.ar/2000/00-01/00-01-26/contrata.htm.
Kohan, Néstor. Venezuela y la batalla internacional de la Revolución Bolivariana, en Rebelión, 11/8/2004.
Salinas, Juan José. Semblanza publicada el 24 de febrero 2001 en http://www.paginadigital.com.ar/articulos/2002rest/.

(*) Profesor en Historia

https://www.taringa.net/+info/jose-luis-d-andrea-mohr-1939-2001-militar-argentino_12x547

José Reinaldo Monzón

José Reinaldo Monzón

Argentina

Colimbas

Desaparecido el 21/4/77

A los 22 años
Fue secuestrado en Ciudadela
No tenemos testimonio de su paso por un C.C.D.
Sus restos fueron identificados por el EAFF en el 2009

EL CHANGO participaba del grupo de la iglesia de la medalla milagrosa de Merlo Pcia.de Bs.As. Nos cuenta su familia y algunos compañeros que era Peronista, tocaba la guitarra, participaba de los campamentos de la época que se organizaban desde la incipiente iglesia que estaba a cargo del Cura “CHINGOLO” y luego del cura ADAMO, de este grupo donde había muchos activistas y militantes fueron DETENIDOS DESAPARECIDOS varios/as compañeros/as entre otros/as TERESITA TROTTA y el CHANGO.

El CHANGO tenía por oficio LA CARPINTERÍA. Nos dicen que trabajaba bien la madera .

En el 76 le toca la colimba bajo el mando del temible torturador, el coronel Fichera, en el cuartel de Ciudadela. Es testigo de operativos, ve gente secuestrada al fondo del cuartel. Cuenta estas cosas a su familia y ésta cree que también las cuenta entre Compañeros y amigos, además por su oficio Fichera lo llevaba a su casa particular para que le hiciera muebles. La familia cree que esto último, más alguna sospecha de su participación en la iglesia, hizo que desde el cuartel lo fueran a secuestrar a su casa para luego ser asesinado en el Vesubio.

Fue identificado por el EAAF

El Chango será sepultado en el cementerio de Santa Mónica junto a los restos de su Madre.

http://www.desaparecidos.org/arg/victimas/m/monzonj/

Juan Carlos Prat

Jose Carlos Prat

Argentina

Colimbas

Detenido-Desaparecido el 1/1/77
a los 26 años
José cumplía con el servicio militar obligatorio en el Batallón de Arsenales 121, en San Lorenzo, Santa Fe, desde abril de 1976, a las órdenes directas del mayor Román Virgilio Pérez.

El 31 de diciembre de 1976 partió hacia el Batallón a las siete de la tarde porque debía realizar una tarea pendiente. José salió a las 19 horas y nunca regresó.

El 2 de enero de 1977 por la tarde se presentaron en casa de la familia Prat cinco personas de civil y armadas que dijeron ser policías. Revisaron la vivienda con la precisión de quienes ya la conocían, robaron dinero y dejaron al matrimonio encerrado en el baño.

Una vez liberados de su encierro, los padres de José Carlos fueron a la Comisaría 51 a denunciar lo ocurrido, pero no los quisieron atender. Se presentaron entonces en el cuartel (cabecera del Area 211) con la intención de hacer la denuncia y ver al hijo. Para su sorpresa, allí se enteraron por el mayor Pérez de que él supuestamente le había dado franco hasta el día 3 de enero, desde la tarde del 31 de diciembre. Agregó Pérez: “Y si no apareció por la casa se debe haber ido con los guerrilleros”.

José fue declarado desertor, y el habeas corpus presentado en su favor fue rechazado por el juez federal Guillermo E. Tschopp. . José Carlos está desaparecido.

http://www.desaparecidos.org/arg/victimas/p/pratj/

Juan de Dios Villa

Juan de Dios Villa

Argentina

Colimbas

Desaparecido el 4/11/76

A los 21 años

Juan de Dios Vila trabajaba como agente civil en el Batallón de Arsenales 141 “José María Rojas”, ubicado en Holmberg, Córdoba. En ese mismo lugar trabajó por treinta años su padre, muerto en 1972. Juan de Dios estudiaba Filosofía y Letras en la Universidad de Río Cuarto y podría haber hecho el servicio militar en el mismo lugar donde trabajaba, de no haberle tocado un número de sorteo que lo llevó a la Armada.

Juan de Dios, nombre de su padre y de su abuelo, teniente coronel expedicionario al desierto, fue destinado a la Escuela Naval Militar en Río Santiago, provincia de Buenos Aires. Después de algunos meses normales y sin sanciones disciplinarias, dio señales de estar enfermo, posiblemente por la situación económica de la familia, a la que sostenía en gran medida. Su estado de salud motivó que un médico de la Escuela Naval diagnosticara “neurosis depresiva” y pidiera Junta Médica. Así se hizo, y el resultado fue una orden de baja inmediata por “Deficiente Aptitud Física” fechada el 5 de octubre de 1976.

Juan de Dios se retiró de la Escuela el 7, con la advertencia de que sería llamado mediante telegrama para que se presentara a recibir la libreta de enrolamiento firmada. Lo citaron y se presentó el 25 de octubre, pero no le entregaron la libreta y le ordenaron regresar el 3 de noviembre. Cumplió la orden, pero no se retiró de la Escuela hasta el 4 a la mañana. Después de desembarcar de la lancha que lo transportó desde Río Santiago fue detenido en el muelle junto con Hugo Diego Vodovossoff

Ambos están desaparecidos y, según la Armada, la responsabilidad de la institución había terminado con la baja.

De El Escuadrón Perdido

http://www.desaparecidos.org/arg/victimas/v/vilaj/

Juan José Lasalle

Juan José Lasalle

Argentina

Comimbas

El Escuadrón Perdido, por José Luis D’Andrea Mohr.

Nació: 13 de diciembre de 1956
Desapareció: 11 de mayo de 1977

El 31 de julio de 1978 los padres de Juan José LASALLE escribieron al Comandante en Jefe del Ejército:

“[… ] Desde el jueves 12 de mayo, es decir hace un año y ochenta y dos días que no sabemos nada de él.

“Hemos ido infinidad de veces al cuartel, al principio nos decían que teníamos que esperar, que los estaban buscando, otras veces que la Policía Federal se había hecho cargo de su búsqueda y últimamente que no nos molestáramos en ir, que ellos nos iban a avisar si sabían algo.

“Hemos movido cielo y tierra para saber algo de él molestando a gente conocida, pero siempre lo mismo, no sabemos nada de él, puesto que dicen que la noche del martes 10 de mayo de 1977 fue sacado del cuartel con el soldado ASTRAMOUSE que es de la provincia de Misiones.

“La única comunicación oficial fue la que el jueves 12 de mayo de 1977 trajo un soldado en la que se nos comunicaba que era desertor, firmada por el capitán Alfredo Lisandro KOPP, su jefe de compañía.

“Quisimos hacer la denuncia a la policía, dar a publicidad su falta a la radio, a la televisión, poner un abogado para que encarara las cosas y saber algo de él, pero la gente del cuartel nos decía que no nos convenía, porque si lo tenían los extremistas peligraba la vida de él, porque días antes se había descubierto en el cuartel un complot subversivo.

“Señor Comandante en Jefe del Ejército Argentino, no sabemos si usted tiene hijos, pero creemos que los soldados son en parte hijos de sus jefes; piense un minuto si lo mismo le hubiera ocurrido a un familiar muy querido que pudiera ser también hijo suyo. Además nuestra pena se revive con más intensidad puesto que otro hijo nuestro es soldado este año y le toca tierra.

“Señor Comandante en Jefe del Ejército Argentino, qué hacemos.”

De acuerdo al testimonio de un compañero de servicio militar de los cuatro soldados desaparecidos, un lunes, al regresar de franco, se enteraron de que MiÑO estaba detenido y acusado de acopiar material explosivo. El soldado fue trasladado a otro sitio al día siguiente y se habría escapado de la custodia del responsable, cabo primero MARCHETTI. Este mismo suboficial se encargó de sacar del Liceo a los soldados LASALLE Y OSTROÑUK en horas de la noche. Un centinela dio la novedad al capitán Kopp, quien la desestimó.

Poco después el sargento ayudante WILHELM, encargado de la compañía al mando de Kopp, comisionó a LUNA para buscar algo en inmediaciones del Liceo Militar. El soldado fue secuestrado por cuatro individuos que lo introdujeron en un automóvil y escaparon.

El 16 de mayo de 1977 se publicó lo siguiente en la orden del día del Liceo Militar General San Martín:

“PERSONAL

‘1. Personal militar
A. BAJA DE SOLDADOS DESERTORES
“Dése de baja del Instituto, con las fechas que en cada caso se especifica, a los siguientes soldados clase 1958 por haber consumado primera deserción.
“- con fecha 15 May 77. MIÑO LUIS ALBERTO
“- con fecha 16 May 77. LASALLE JUAN JOSE
“- con fecha 16 May 77. LUNA NESTOR
“- con fecha 16 May 77. OSTROÑUK FERNANDO.”

Los cuatro soldados están desaparecidos. Sus padres habían recibido una carta con motivo de la incorporación, fechada el 31 de enero y firmada por el capitán Alfredo Lisandro Kopp, jefe de la Compañía Comando y Servicios: “[…] Es deseo de la Subunidad tratar de solucionarle los problemas que tuviera el nuevo soldado, teniendo en cuenta que tiene 18 años de edad y que es la primera clase que ingresa con esa edad […]”.

http://www.desaparecidos.org/arg/doc/escuadron/escua73.htm

Luis Alberto Barbona

Luis Alberto Barbona

Argentina

Comimbas

El Escuadrón Perdido, por José Luis D’Andrea Mohr.

Nació: 20 de febrero de 1958
Desapareció: 28 de septiembre de 1977
Unidad: Batallón de Aviación de Ejército 601
Jefe: Teniente coronel Luis del Valle ARCE
Jefe de Compañía: Capitán Rodolfo Amílcar Antonio BONELLI
Encargado de Compañía: Sargento ayudante Vicente GIODANO
Actuante: Sargento primero José Juan ARISTIMUÑO
Médico:Teniente primero médico Aníbal F. GARAO
Oficial de Personal: Capitán Horacio Alberto CONDITI
Comandante de Aviación de Ejército: Coronel Oscar Luis JOFRE
Comandante de Zona: General Santiago O. RIVEROS
Jefe de Area del domicilio: General Adán ALONSO

Para las autoridades militares del Batallón de Aviación de Ejército 601 el soldado Luis Alberto BARBONA salió franco el 7 de octubre de 1977 a la una de la tarde y no regresó al cuartel. Por ello, a través de actuaciones de justicia militar realizadas por el sargento primero ARISTIMUÑO, fue dado de baja por desertor el 15 de octubre de 1977 en la Orden del Día 194/77.

De acuerdo a lo averiguado entre compañeros soldados por la familia de Luis Alberto, el muchacho fue enviado “en comisión” el 28 de septiembre de 1977 y jamás se lo volvió a ver. Todo lo hecho por su madre para averiguar lo sucedido se estrelló contra la respuesta militar: “Su hijo es desertor”. No obstante, como sucedió en muchos otros casos, las autoridades nunca fueron a buscar al “desertor” a su domicilio.

Luis Alberto BARBONA está desaparecido porque quizá vio y comentó algo acerca de los vuelos con prisioneros, que regresaban vacíos, desde la pista del Batallón de Aviación de Ejército 601.

El acta por su “deserción” tiene 24 hojas. Su habeas corpus engrosa la larga lista de recursos rechazados.

http://www.desaparecidos.org/arg/doc/escuadron/escua15.htm

 

Guillermo Daniel Ritter Rosenfeld

June 21, 2021

Guillermo Daniel Ritter Rosenfeld

Argentina

Colimbas

El Escuadrón Perdido, por José Luis D’Andrea Mohr.

Nació: 5 de diciembre de 1954
Desapareció: 1º de noviembre de 1976
Unidad: Comando en Jefe de la Armada (Edificio Libertad)
Comandante: Almirante Emilio Eduardo MASSERA
Secretario general naval: Capitán de navío Federico A. ROUSILLON
Director de Personal naval: Contraalmirante Horacio GONZALEZ LLANOS
Comandante de Zona: General Carlos G. SUAREZ MASON
Comandante de Subzona: General Jorge OLIVERA ROVERE
Jefe de Inteligencia Naval: Capitán de navío Lorenzo de MOUNTMOULLIN
Jefe militar del Edificio Libertad: Capitán de navío Alberto H. QUEVEDO
Jefe de Compañía: Teniente de navío Julio A. DITTRICH

No fue Pablo Alberto FINGUERUT el único soldado judío que desapareció mientras se desempeñaba como conscripto en el Edificio Libertad. El 1º de noviembre de 1976 le llegó el turno a Guillermo Daniel RITTER ROSENFELD; la explicación de la Armada fue que había desertado. Sin embargo, su familia se enteró de que el joven había estado detenido en un centro clandestino dependiente del I Cuerpo de Ejército.
Los habeas corpus presentados fueron rechazados y todas las gestiones dentro y fuera del país fracasaron. El soldado Guillermo Daniel RITTER ROSENFELD continúa desaparecido.

http://www.desaparecidos.org/arg/doc/escuadron/escua107.htm

Helvio Alcides Mellino

June 20, 2021

Mellino, Helvio Alcides

Argentina

Colimbas

El Escuadrón Perdido, por José Luis D’Andrea Mohr.

Nació: 6 de marzo de 1953
Desapareció: 25 de mayo de 1977
Unidad: Base Naval Puerto Belgrano
Jefe: Capitán de navío Zenón Saúl BOLINO
Comandante de Zona: General Osvaldo R. AZPITARTE
Comandante de Subzona: General Abel Teodoro CATUZZI
Comandante de Zona del domicilio: General Carlos G. SUAREZ MASON
Comandante de Subzona del domicilio: General Juan Bautista SASIAIÑ
Jefe de Area del domicilio: Coronel Roque Carlos PRESTI

Helvio Alcides MELLINO ingresó al servicio militar el 2 de marzo de 1976 y lo asignaron a la Base Naval de Puerto Belgrano, donde fue destinado a la imprenta de Punta Alta.

El 3 de septiembre de 1976 un grupo de civiles armados allanó la casa de la familia MELLINO, en La Plata. Revisaron minuciosamente el domicilio, anotaron datos de toda la familia, preguntaron por el hijo y se retiraron sin explicar la razón del operativo.
En octubre el conscripto MELLINO fue retirado de la Sección Imprenta de Punta Alta, pese al interés de sus jefes por retenerlo, y transferido a la Sección Baterías. En el nuevo destino, por falta de instrucción, no cubría guardias ni tenía puesto fijo. Helvio Alcides narró eso a sus padres mientras gozaba de su licencia de fin de año. Después de retornar a la Base el muchacho mantuvo con su familia sólo relaciones epistolares, porque todos sus francos fueron rechazados sin explicación.

Después de muchos días sin recibir noticias del hijo, los padres viajaron a Puerto Belgrano. Allí las autoridades navales les informaron que su hijo había salido franco el 24 de mayo para cumplir con una comisión ordenada por el teniente de navío José Abdala FiGUEROA en la Universidad de La Plata. Como no regresó, lo declararon desertor.

Helvio Alcides MELLINO continúa desaparecido.

http://www.desaparecidos.org/arg/doc/escuadron/escua84.htm

Hugo Diego Vodovosoff

Hugo Diego Vodovosoff

Argentina

Colimbas

Desaparecido el 4/11/76

Hugo Diego cumplía con el servicio militar obligatorio en la Escuela Naval Militar de Río Santiago, provincia de Buenos Aires.

Varios meses después de la incorporación comunicó a su familia la fecha de su baja: 4 de noviembre de 1976. Así ocurrió, y Hugo Diego embarcó con otros compañeros en la lancha que los dejó, ya civiles, en el muelle de la orilla opuesta. Después de desembarcar, Hugo y otro compañero fueron detenidos por civiles armados que dijeron ser de Coodinación Federal, modo habitual de presentación de los terroristas del Estado. Los dos muchachos fueron introducidos uno en cada automóvil de los secuestradores, que partieron tranquilamente ante el asombro de los demás ex soldados.

No hubo modo de saber el destino de Hugo Diego. En 1984 el jefe del Estado Mayor General de la Armada, contraalmirante Ramón A. Arosa, contestó al ministro de Defensa que: “[…] el citado ex conscripto fue dado de baja el 1º de noviembre de 1976, por Deficiente Aptitud Física”. Eso fue todo lo que aportó la Armada sobre la desaparición de un ex soldado recién desembarcado en un muelle de la Marina.

Diego Hugo continúa desaparecido.

De El Escuadrón Perdido

http://www.desaparecidos.org/arg/victimas/v/vodovossoff/

Claudio Daniel Bignasco

Bignasco, Claudio Daniel

Argentina

Colimbas

El Escuadrón Perdido, por José Luis D’Andrea Mohr.

Nació: 18 de septiembre de 1955
Desapareció: 8 de abril de 1976
Unidad: Centro de Instrucción y Adiestramiento Buenos Aires (Prefectura Naval Argentina)
Jefe: Prefecto Jorge Arnoldo GENTILUOMO
Actuante: oficial principal Marcos Gabriel PIRONI
Comisaría 2º (Martínez): Comisario Oscar Arnaldo MATEU
Jefe de Area del domicilio: Coronel Juan Carlos CORRADO
Comandante de Zona: General Santiago Omar RIVEROS
Director de Administración Prefectura: Prefecto general Néstor Manuel PUJATO
Presidente del Tribunal de Cuentas: Doctor José M. FERNANDEZ FARIÑA

El 5 de febrero de 1977, después de finalizar el sumario administrativo, el prefecto nacional naval dio de baja al marinero de segunda (conscripto) Claudio BIGNASCO por “incurrir en abandono de servicio sin causa justificada, con el agravante de haber perjudicado al mismo”. El 7 de septiembre de ese año, diecisiete meses después de la desaparición de Claudio, la misma autoridad naval resolvió: “Intimar al referido subalterno para que proceda a la cancelación total de la deuda reclamada [se le reclamaba el pago del equipo que debía tener en su poder], bajo apercibimiento de lo que hubiera lugar, por derecho, en caso de incumplimiento”

Claudio Daniel cumplía con el servicio militar obligatorio en la Prefectura Naval de Olivos desde el 17 de septiembre de 1975. Cubría el turno de seis de la mañana a dos de la tarde, almorzaba en su casa y se iba a trabajar en un negocio de antigüedades en Belgrano. Regresaba del trabajo y dormía en su casa de Martínez.

El 8 de abril de 1976 Claudio Daniel estaba solo en la vivienda porque su hermano Gustavo había salido. Por la madrugada se realizó en esa casa un brutal operativo por parte de un grupo armado movilizado en seis automóviles. Secuestraron al muchacho, robaron toda clase de objetos y provocaron un incendio que destruyó gran parte de la casa.

Cuando el hermano del secuestrado llegó, por la mañana, se encontró con bomberos, policías y personal de la Prefectura de Olivos que le preguntó “por qué Claudio no se había presentado”.

De inmediato, Gustavo comunicó todo a su padre, quien por entonces residía en Comodoro Rivadavia y viajó rápidamente a la Capital Federal. No recibió explicación alguna en la seccional policial de Martínez, tampoco en Coordinación Federal, ni en el Ministerio del Interior, ni en el Comando en Jefe del Ejército.

Los habeas corpus fueron rechazados y, pese a que la casa de los BIGNASCO fue saqueada y semidestruida, el padre de Claudio fue intimado a pagar 18.610 pesos, valor de lo “adeudado” por el “desertor’. Desesperado por no entorpecer su búsqueda, el señor Bignasco cumplió con el pago dispuesto por el Tribunal de Cuentas de la Nación, a cargo del doctor José M. FERNANDEZ FARIÑA.

Claudio Daniel BiGNASCO continúa desaparecido.

http://www.desaparecidos.org/arg/doc/escuadron/escua19.htm

Juan Pedro Belluz

Juan Pedro Belluz

Argentina

Colimbas

Desaparecido el 1/1/75

Tenía 23 años
Fue secuestrado en Bs. As.
No hay testimonio de su paso por un C.C.D
No.CONADEP:5954, Decl.No:359

http://www.desaparecidos.org/arg/victimas/b/todos/belluzj.html

Juan Pedro Belluz

Argentina

Colimbas

Desaparecido el 1/1/75

Tenía 23 años
Fue secuestrado en Bs. As.
No hay testimonio de su paso por un C.C.D
No.CONADEP:5954, Decl.No:359

http://www.desaparecidos.org/arg/victimas/b/todos/belluzj.html

Hugo Milciades Concha López

Hugo Milciades Concha López

Argentina

Colimbas
Desaparecido el 15/5/76
Tenía 22 años

“Hugo Milscíades CONCHA LOPEZ llevaba catorce meses de servicio militar en el Batallón de Ingenieros de Combate 141 de Santiago del Estero, su ciudad natal.
El 17 de mayo de 1976 a las seis y cuarto de la mañana, Julio caminaba hacia el cuartel, como todos los días. A dos cuadras de su destino fue secuestrado, ante testigos, por dos individuos que, junto a un tercero, escaparon con el joven en un automóvil marca Chevy. Durante la acción hubo un forcejeo y uno de los secuestradores perdió una pistola, que luego entregó en el Batallón un transeúnte que la encontró. Esta devolución fue reconocida días después por el teniente coronel Virgilio CORREA ALDANA al padre de Julio Milscíades.

Por la noche, el padre del conscripto se entrevistó con un miembro de la SIDE local, comisario Miguel GARBI, quien dijo ignorar los motivos del episodio. Al día siguiente el padre del conscripto se presentó en el Batallón y pidió hablar con el jefe. Después de una hora de espera -CORREA ALDANA estaba “muy ocupado”- le anunciaron que sería recibido. En ese instante vio salir del despacho del jefe a los comisarios MUSSA AZAR y GARBI, el mismo a quien entrevistara en la SIDE la noche anterior.

El teniente coronel CORREA ALDANA no dio explicaciones al padre de Julio, cuyos esfuerzos se estrellaron, invariablemente, contra la complicidad de los militares.

El padre del conscripto desaparecido recordó que su hijo, al regresar del Operativo Independencia, comentó con la familia que le habían ofrecido integrar un grupo de “contrainsurgencia”. Los padres insistieron en que se dedicara a terminar sus estudios de ingeniería en computación y el muchacho rechazó la oferta del Area Inteligencia Militar. Ese rechazo pudo ser el motivo para que el joven Hugo Milscíades pasase de colaborador a torturado y desaparecido en el centro clandestino de detención “La Escuelita de Famaillá”, último lugar donde fue visto. ”

De El Escuadrón Perdido

http://www.desaparecidos.org/arg/victimas/c/todos/conchal.html

Guillermo Jose Begega Tripodi

Guillermo José Begega Tripodi

Argentina

Colimbas
Desaparecido el 27/1/77
Tenía 21 años

Las instalaciones del Hospital Militar Central fueron utilizadas durante el terrorismo de Estado como centro clandestino de detención de prisioneros heridos y de embarazadas secuestradas. Guillermo José realizaba el servicio militar en el Hospital Milita Central (durante 1976 habían desaparecido de allí los soldados David Chab Tarab, Raúl Rinaldi y Luís E. Giménez D’Imperio).

El 27 de enero de 1977 Guillermo José salio de su casa con la novia, en el automóvil de su padre. Desde ese momento se desconoce el paradero de ambos jóvenes y del vehiculo.

Un mes después de la desaparición de Guillermo José y de su novia, y luego de aconsejar a la familia que confiara en las autoridades militares, murió el padre del conscripto. La madre de Guillermo José siguió ese consejo y se entrevistó con las autoridades sanitarias y militares del Hospital Militar Central, sin resultados. En el Comando del Cuerpo de Ejercito I fue atendida por los tenientes coroneles Gática y Minicucci y hasta recibió en su casa la visita del “mayor Guastavino”. Este no era otro que el agente civil de inteligencia Raúl Guglielminetti, quien aconsejó a la pobre mujer “tener fe y esperar”.Guillermo y su novia jamás aparecieron.

http://desaparecidos.org/arg/victimas/b/begega/

1 2 3 64
briancarlsonartist@gmail.com