Los Aparecidos Blog

David Varasavksy

January 18, 2022
David Horacio Varsavsky

Argentina

Colimbas

Desaparecido el 16/2/77

 
David tenía 18 años, había nacido el 18 de septiembre de 1958. Se había recibido recientemente del secundario como técnico electrónico y preparaba el ingreso a la Facultad de Ingeniería. Trabajaba en arreglo de radios y televisores.

El día 17 de febrero de 1977 debía presentarse en el Distrito Militar Buenos Aires para comenzar su servicio militar obligatorio en el destino que le asignaran. La noche anterior, a la una y media de la mañana, cuatro civiles armados y un uniformado como policía federal allanaron su casa (ubicada en Maure 2239 6p. A, Capital Federal) y se llevaron a David. Al retirarse dijeron a la madre que se trataba de un procedimiento de rutina para poder interrogar al joven, al que ella podría ir a buscar a las nueve y media de la mañana a “Dorrego y Báez”. Cuando la señora Sara llegó a ese lugar se encontró con una dependencia militar en la que no tenían idea de lo que planteaba la atribulada mujer; allí le sugirieron que se dirigiera al Ministerio del Interior.

A partir de ese momento comenzó la larga y habitual peregrinación por juzgados y organismos oficiales, sin resultado. En el Comando del Cuerpo de Ejército I fue atendida por un teniente coronel de apellido Gática, quien llegó a sugerir que el muchacho estaba muerto.

La única comunicación telefónica -anónima- recibida por la mamá de David llegó un año después de su desaparición y la enteraba de que el joven había sido detenido por lo dispuesto en el decreto 1748 del 26 de julio de 1977. Por ese llamado supo la señora que su hijo había estado detenido en el Regimiento de Infantería Mecanizada 3 de La Tablada.

El caso fue presentado a la CIDH

El 8 de mayo de 1984 el general Ricardo Gustavo Pianta, Jefe del Estado Mayor General del Ejército, contestó un requerimiento del Ministro de Defensa: “…David Horacio Varsavsky había sido llamado para su incorporación el 18 de marzo de 1977 y, al no presentarse, fue acusado como infractor a la ley de servicio militar”.

  Ficha del Escuadrón Perdido

http://desaparecidos.org/arg/victimas/v/varsavsky/

Hugo Parente

January 9, 2022

Hugo Alberto Parente

Argentina

Colimbas
Desaparecido el 8/7/76

Hugo tenía 27 años. Estaba haciendo el servicio militar. Estaba casado y tenía un hijo.

Vencida la prórroga de la que gozaba, fue incorporado como soldado conscripto del Batallón de Arsenales 121 el 11 de marzo de 1976.

El muchacho vivía en la ciudad de Rosario con su esposa y un hijito de ambos. La última visita a su familia la hizo el 7 de julio de 1976, aprovechando que había sido enviado en comisión a Rosario. En esa ocasión acordaron verse durante el desfile del 9 de Julio, pero ese día sus familiares no lograron encontrar a Hugo entre las tropas que marcharon. Preguntaron a otros soldados del Batallón de Arsenales 121 y éstos les contestaron que quizás se había quedado de guardia.

El domingo siguiente, día de visitas, la madre y la esposa de Hugo llegaron al Batallón y allí les dijeron que el soldado Parente E se había retirado de la unidad el 8 de julio, un día antes del desfile. Desde ese momento fue imposible dar con él.

La familia presentó habeas corpus en octubre de 1976 y en marzo de 1979, ante el Juez Federal de Rosario, pero ambos fueron rechazados.

En 1977 sus familiares se vincularon con un “señor González”, según él miembro de la Inteligencia Militar, y con un “comisario Alegre”, quienes se ofrecieron a hacer algo por el muchacho a cambio de un millón de pesos y un automóvil, “para sobornos y traslados”; de esa manera, “en dos días tendrán el chico en casa”.

La familia de Hugo reunió con mucha dificultad lo pedido, pero al cabo de varios días los dos individuos pidieron más dinero “para hacer contactos en Buenos Aires”. Recibieron una nueva suma y desaparecieron para siempre.

La familia de Hugo, estafada, engañada y golpeada tiene aún al soldado desaparecido y bajo bandera.

En el 2008, el Gobierno municipal de la localidad de San Lorenzo (Santa Fe) cambió el nombre a un tramo de calle Saavedra por el de Hugo Alberto Parente.

http://www.desaparecidos.org/arg/victimas/p/parente/

Miguel Ángel Figueroa

Miguel Ángel Figueroa

Argentina

Colimbas

Detenido-Desaparecido el 22/6/76

Tenía 24 años

Estudiaba Ciencias Económicas y trabajaba en Aguas y Energías.

Vivía en un departamento en la calle Entre Ríos 384 que compartía con otros dos estudiantes santiagueños.

Miguel estaba bajo bandera, con prórroga por estudio.

No tenemos testimonio de su paso por un CCD

http://www.desaparecidos.org/arg/victimas/f/figueroa/

Gerardo Jorge Campora

GERARDO JORGE CAMPORA

Argentina

Colimbas
Desaparecido el 01/05/77

El domingo 1º de mayo de 1977, Gerardo Jorge Cámpora, con sus flamantes 19 años, regresaba de su primer licencia como soldado conscripto. Cumplía el servicio militar obligatorio en la Base Aérea de El Palomar en el Grupo I de Mantenimiento.

Su mamá, Doña Alicia Montaldo de Cámpora recuerda siempre que salió poco después del mediodía comiendo apurado unas empanadas, acompañado por su amigo el Cholo Budassi quien lo llevó hasta la Estación de Trenes de San Nicolás.

Gerardo subió al tren hace 30 años y desde entonces, su familia, sus amigos y compañeros lo buscan. Esa búsqueda se colma de pequeñas relatos que lo reviven con su sonrisa, su camisa arremangada y su bicicleta inseparable.

Por testimonios de algunos conscriptos se supo que esa misma noche lo sacan de la fila (lo mandan al casino de oficiales, allí cumplía funciones de mozo) y nunca más lo vuelven a ver. La versión oficial es que escapó desertando del servicio militar. Un colimba compañero de él testimonia ante la CoNaDeP que un Suboficial dijo algo así como: “se acuerdan de ese que dijimos que desertó…debe estar flotando en el río”.

Pocos días después, a Gerardo lo traen clandestinamente a San Nicolás, según testimonia Pablo Martínez ante la CoNaDep en 1984: “[…]Esa noche nos cargaron en un camión celular de la policía: a él, a mi, a una pareja y a otra chica, aparentemente familiar de la chica de la pareja. A ellos tres los bajaron en lo que creí reconocer como la Comisaría del Barrio SOMISA. A Cámpora y a mí nos llevaron a la Cárcel de San Nicolás. Al llegar al pabellón de los calabozos, nos sacaron los cordones de las zapatillas nos preguntaron los nombres, aparentemente para anotarlos. Uno o dos días después un guardia vino a preguntarme ‘si sabía adonde se lo habían llevado a Cámpora’ y al día siguiente otro me dijo que me iba a pasar lo mismo que a Cámpora que lo habían matado[…]”.

A finales de mayo de ese año, Pablo Martinez y José María Budassi fueron legalizados como detenidos en Junín, luego de permanecer en calidad de desaparecidos. Martinez señala en aquél testimonio de hace más de 20 años que: “[…] fui llevado a la ciudad de Junín. Estando en la comisaría local, aproximadamente veinte días después, en el momento en que me llevaban de un lugar a otro, aparece el comisario Guillermo Mac Namara y me preguntó ‘Sabés el nombre del soldado que le avisó a la familia Cámpora que Gerardo era desertor?’, le conteste que lo ignoraba […]”.

En ese mes de mayo de 1977, el máximo responsable político-militar de la Dictadura en San Nicolás era el Jefe del Área Militar 132, Teniente Coronel Manuel Fernando Saint Amant. Bajo su responsabilidad se secuestró, se torturó, desapareciendo numerosos jóvenes militantes populares. Entre ellos Gerardo Cámpora. Algunos sobrevivieron para contarlo, y para reclamar justicia.

Los compañeros de la secundaria en el Colegio Don Bosco de San Nicolás, recuerdan a Gerardo como un apasionado por la naturaleza. Su primo Daniel comenta que solían salir de caza con el vecino de la familia Cámpora. Heraldo, otro compañero de la promoción, rememora las travesuras de adolescentes en los campamentos que los salesianos organizaban en aquel tiempo.

“Gerardo era más bien callado, solía sentarse en los bancos del fondo del aula. Era un lector incansable, mientras nosotros estudiábamos historia con los manuales, el devoraba los tomos de tapa roja de la Historia Argentina de José María Rosa” dice otro de sus compañeros.

Un amigo de la infancia evoca con lágrimas: “Mi cercanía a Gerardo nunca se fue. Era de esos tipos que te invitaban a estar cerca. En campamentos, caminatas a la salida del colegio, en los recreos. Siempre cerca. Aun hoy, a pesar que veo la quinta desmantelada las raras veces que paso por ahí. Siempre tengo presente el recuerdo de Gerardo y de las tardes ardientes cuando cazábamos lagartijas…”

En 1975, en el último año de la secundaria Gerardo participó en la construcción del Centro de Estudiantes del Colegio Secundario. Con sus amigos promovieron un Cineclub proyectando películas de fuerte contenido social. Algunos de ellos se identificaron políticamente con la U.E.S. (Unión de Estudiantes Secundarios). Para ese entonces, en la Argentina de la Triple A, estos jóvenes fueron señalados como peligrosos por los servicios de inteligencia que operaban en la ciudad. Con sus ilusiones y sueños de pibes ignoraban que tras las sombras “los horribles”, los impunes de hace 30 años acechaban sus vidas.

A finales del año 2006, la familia Cámpora, junto a otros familiares, amigos y militantes de derechos humanos pidieron una audiencia con el Juez Federal Villafuerte Ruzzo. En esa entrevista con el magistrado hubo momentos de onda emoción, especialmente cuando Don Luís y Doña Alicia, los padres de Gerardo pidieron que la causa que investiga a los responsables de la desaparición de su hijo avance con la celeridad que exige tantos años de impunidad.

En este Primero de Mayo, a 30 años que Gerardo subió en aquel tren. Son muchos los que lo tienen presente. Son muchos los que lo quieren mantener vivo recogiendo retazos de su vida. Los que sobrevivieron tienen el mandato de transmitirlo a las nuevas generaciones. Gerardo es como una luz que viene de lejos e ilumina nuestros pasos, por Memoria y Justicia.
Texto original de lo publicado en la contratapa del Diario El Norte de San Nicolás el sábado 28 de Abril de 2007

https://colectivoepprosario.blogspot.com/2012/05/desaparecidos-el-31-de-mayo-de-1976.html

Gerardo Coltzau Fernandez

erardo Coltzau Fernández

Argentina

Colimbas

Tenía 21 años

Desaparecido el 26/4/77

Gerardo había nacido el 16 de mayo de 1955 en la ciudad de Buenos Aires. Su padre Theodor Coltzau provenia de Hamburgo, donde había nacido el 30 de marzo de 1910. Gerardo tenía un pasaporte alemán y se estaba preparando para viajar a Hamburgo, ya que tenía una beca para incorporarse a la Marina Mercante de Alemania. . Gerardo era estudiante de Sociología, y trabajaba como maestro en la Casa Cuna del Hospital del Estado.

Gerardo Coltzau fue secuestrado el 26 de abril de 1977 mientras se hallaba realizando su Servicio Militar Obligatorio. Como soldado solo le faltaban diez días para terminar con su servicio.

Gerardo COLTZAU fue incorporado como soldado conscripto del Hospital Militar Central en marzo de 1976 y, después del período básico, fue elegido como asistente por el Coronel Hilario David SAGASTI. Este oficial era jefe de la Agrupación tropas y, además, secretario del Casino de Oficiales del Hospital.

El 26 de abril de 1977, a muy pocos días de la baja, SAGASTI ordenó al soldado COLTZAU entregar un sobre marrón, a las cinco de la tarde en punto, en la Dirección de Tránsito de Caseros, calle Kesley número 5. Gerardo recibió instrucciones muy precisas de su jefe, quien hasta le marcó sobre un plano la indicación de “tomar el tren en Pacífico, bajar en Caseros, cruzar por el puente y seguir la línea punteada hasta la Dirección de Tránsito”. Estas instrucciones, además, le fueron dadas en presencia de visitantes que Gerardo no conocía.

Como al muchacho le sobraba mucho tiempo para cumplir la orden, pasó por su casa, a pocas cuadras del Hospital Militar, y su padre se ofreció para llevarlo hasta Caseros.

En el viaje, Gerardo le contó lo curioso de la orden de SAGASTI y la presencia de extraños cuando la recibió, pero sin dar demasiada importancia al asunto.

Llegaron al lugar indicado a las cuatro y media; dos hombres de civil los encañonaron con pistolas y manifestaron ser “fuerzas de seguridad en operativo antidrogas”.

Esposaron a Gerardo, lo subieron a un Falcon negro que, seguido por otro automóvil, escapó con el conscripto prisionero.

Pese a lo evidente del secuestro, preparado ya en el Hospital Militar, el soldado fue declarado desertor, y el habeas corpus que se presentó fue rechazado el 13 de junio de 1978.

Existen sobrevivientes de los centros de detención que declararon haberlo visto en los campos denominados “El Atlético” y “El Banco”, dependientes del Primer cuerpo del Ejercito,

http://www.desaparecidos.org/arg/victimas/c/coltzau/

Horacio Garcia Castelu

Horacio García Castelu

Argentina

Colimbas
Nació: 25 de abril de 1955
Desapareció: 7 de agosto de 1976
Unidad: Base Naval de Puerto Belgrano
Jefe: Capitán de navío Zenón Saúl BOLINO
Comandante de operaciones navales: Contraalmirante Luis María MENDIA
Comandante de Zona: General Osvaldo R. AZPITARTE
Comandante de Zona de secuestro: General Carlos G. SUAREZ MASON
Comandante de Subzona de secuestro: General Adolfo SIGWALD
Jefe de Area de secuestro: Teniente Coronel Federico MINICUCCI
Jefe de Zona CCD: General Santiago Omar RIVEROS

Horacio GARCIA CASTELU comenzó el servicio militar el 1º de mayo de 1976 en la Base Naval de Puerto Belgrano. El 7 de agosto de ese año, el soldado, de licencia hasta el 11 de ese mes, estaba en casa de su novia en Banfleld. A las dos y media de la mañana un grupo de civiles armados irrumpió en la casa y se llevó a ambos jóvenes. Desde ese momento, Horacio y Ada Victoria PORTA están desaparecidos.

Según la información reunida trabajosamente por la familia – y con el dolor de la muerte del padre de Horacio el 4 de noviembre de 1978 -, el muchacho habría permanecido en cautiverio en Campo de Mayo para ser trasladado después a la U-9 de La Plata, de donde se lo llevaron en mayo de 1977. De su novia no se pudo saber nada.

El “teniente DE LEON”, de la Base Puerto Belgrano, le informó a la familia que, al ser declarado desertor por la Marina, él mismo había revisado el cofre de Horacio, y añadió: “Encontré muy normales las cartas de su novia” (que no devolvió). Según los padres, el oficial mintió, pues al momento de la detención todas esas cartas estaban en casa del soldado, llevadas allí en su última licencia.

El Escuadrón Perdido, por José Luis D’Andrea Mohr

http://www.desaparecidos.org/arg//doc/escuadron/escua51.htm

Edgardo Ferreyra

Edgardo Ferreyra

Argentina

Colimbas

Despareció el 3 de enero de 1977 cuando le dieron de baja del servicio militar.

Por encargo delMayor Carlos Alberto Settelconfeccionó un plano en el Centro de Operaciones ubicado en calle Dorrego entre San Lorenzo y Santa Fe de la ciudad de Rosario. El conscripto no sabía nada más de esa tarea encargada. Al día siguiente viajó a Santa Fe para ver a la familia. 

Como militaba en el ERP fue seguido por personal encubierto y lo mataron en una irrupción armada en su casa familiar

https://lavozdeloscolimbas.blogspot.com/2010/12/tte.html

Eduardo Enrique Navajas Jauregui

Eduardo Enrique Narvajas Jáuregui

Argentina

Colimbas

Nació: 28 de octubre de 1955
Desapareció: 12 de julio de 1976
Unidad: Regimiento de Infantería Mecanizada 7
Jefe: Coronel Roque Carlos PRESTI
Jefe del Destacamento de Inteligencia 101: Teniente coronel Alejandro ARIAS DUVAL
Comandante de Zona: General Carlos G. SUAREZ MASON
Comandante de Subzona: General Adolfo SIGWALD

En marzo de 1976 Eduardo Enrique NAVAJAS JAUREGUI fue incorporado como conscripto al Regimiento de Infantería Mecanizada 7, en La Plata. Esta unidad, al mando del Coronel Roque Carlos PRESTI, tuvo bajo su responsabilidad el Area 113 (partido de La Plata) y los centros clandestinos de detención “Arana”, “La Calesita”, Comisaría 5a de La Plata, Comisaría 8a de La Plata, Guardia de Infantería y “La Cacha”.

Eduardo Enrique se desempeñaba como chofer de un mayor de apellido ROMERO cuando en la medianoche del 20 de junio de 1976 la casa familiar, en La Plata, fue allanada por un grupo de militares que buscaban al conscripto, ausente ese día. Los intrusos permanecieron en la vivienda hasta que llegó un llamado del cuartel para enterarlos de que el soldado estaba allí. Los miembros del operativo se retiraron, sin violencia ni robos, a las nueve de la mañana.

Eduardo Enrique quedó arrestado e incomunicado durante veintiún días y en julio regresó, libre, a la casa paterna con franco normal. El 12 de julio por la mañana salió hacia el Regimiento y el 13 llamó a la casa un oficial para preguntar por el soldado, ya que no se había presentado. Esto horrorizó a los padres de Eduardo Enrique, porque el mes anterior habían sido secuestrados su hermana, María Victoria, de 24 años, y el marido de ésta, Gustavo OGANDO, todavía desaparecidos.

En el Regimiento declararon desertor a NAVAJAS JAUREGUI y el recurso de habeas corpus fue rechazado el 14 de noviembre de 1978 por el juez federal Leopoldo J. Russo

El Escuadrón Perdido, por José Luis D’Andrea Mohr.

http://www.desaparecidos.org/arg/doc/escuadron/escua93.htm

Francisco Lera

Francisco Domingo Lera

Argentina

Colimbas

Nació: 4 de marzo de 1952
Desapareció: 13 de enero de 1977
Unidad: Grupo de Artillería de Defensa Aérea 121
Jefe: Coronel Juan Orlando ROLON
Comandante de Zona: General Leopoldo Fortunato GALTIERI
Comandante de Subzona: General Andrés FERRERO
Jefe de Area: Coronel Juan Orlando ROLON
Jefe del Destacamento de Inteligencia 121: Teniente coronel Edgardo A. J. POZZI

Francisco Domingo LERA fue incorporado como soldado conscripto en el GADA 121, Guadalupe, Santa Fe, en abril de 1976. Todo hace pensar que sus comienzos fueron normales y hasta afortunados, ya que por orden de su jefe pintó un mural alegórico al descubrimiento de América, nombre de la batería de la que el joven formó parte.

Francisco Domingo obtuvo una licencia para pasar las fiestas de fin de año en su casa de Esperanza, Santa Fe, y después regresó al cuartel.

Según las autoridades militares, el 13 de enero de 1977 a las once de la mañana, el soldado fue enviado en comisión y no regresó; fue dado de baja por “primera deserción simple”, pese a no haber sido buscado en su domicilio.

Cuando su padre se enteró de la ausencia del hijo por informe de uno de sus compañeros de batería, se presentó en el Grupo de Artillería de Defensa Aérea 121. Allí, un suboficial le sugirió que volviera a las dos semanas, que algo se iba a aclarar y que lo conveniente era “no hacer barullo”. Tiempo después, durante la investigación judicial, el suboficial negó lo dicho y los padres del soldado se enteraron de que su hijo había estado varios días detenido en Rosario por “sospechoso ideológico”.

Francisco Domingo LERA jamás apareció; su padre murió durante la búsqueda.

El Escuadrón Perdido, por José Luis D’Andrea Mohr.

http://www.desaparecidos.org/arg/doc/escuadron/escua77.htm

Augusto María Lenzi

Augusto Maria Lenzi

Argentina

Colimbas

Tenía 21 años. 

Estaba haciendo el servicio militar en la Escuela de Caballería (Campo de Mayo). 

Vivía con su familia en Caseros.

    Augusto fue detenido-desaparecido el 23 de noviembre de 1976, cuando estaba de franco en su domicilioen Caseros. Ese día, la familia Lenzi fue despertada a las 4 de la madrugada por una bomba de estruendo. Un grupo de personas vestidas de civil y otras con uniforme verde, que en ningún momento se identificaron, exigieron a través de un altavoz que los moradores de la casa salieran en un minuto con las manos en alto.

La familia salió y todos fueron esposados. Una de las hijas comenzó a llorar y la tomaron del cabello, la golpearon y la culeataron. Augusto reaccionó insultando al responsable, y éste también le dio un culatazo.

La familia tenía un taller de fundición al fondo del domicilio. Llevaron al padre a inspeccionarlo y luego hicieron entrar a toda la familia a la casa, con la excepción de Augusto. Los encerraron en un dormitorio, con tres hombres armados vigilando la puerta.

Al regresar de la fábrica y sin encontrar nada dijeron que se llevaban al “soldado” “por insultar a un oficial’, que nunca se identificó ni vestía uniforme. Le dijeron a la familia que iba a ser retenido por 48 horas en Coordinación Federal y que después lo remitirían a Campo de Mayo. Al retirarse tomaron de la mesita de luz de nuestro hijo cartas de su novia, sus documentos y el certificado de estudios de bachiller. Desde ese día no se volvió a saber de él. Las autoridades militares lo declararon “desertor”.

Augusto había pertenecido a un grupo de boys scouts, en Caseros, a principio de los años 70. El grupo se llamada “San Francisco de Asís” y estaba liderado por un sacerdote tercermundista al que llamaban padre Mario – quien más tarde y repentinamente fue enviado por la jerarquía eclesiástica a otro lugar. Varios de los ex-miembros de este grupo fueron detenidos-desaparecidos durante la dictadura. Entre ellos se encuentran Luisa Ana Heck de Barciocco y sus hijos Alberto Orlando, Andrés Luis y Daniel Alberto Barciocco y la novia de uno de ellos. También se encuentran los hermanos María Mercedes y Darío Miguel Valiño Freijo y el marido de María Mercedes, Luis Frutos. Por lo menos cinco otros participantes en el grupo fueron detenidos-desaparecidos. Tiempo después de los secuestros, el padre Mario dejó los hábitos y contrajo matrimonio.

http://www.desaparecidos.org/arg/victimas/l/lenzi/

Augusto María Conte MacDonell

January 6, 2022

Augusto María Conte Mac Donell

Argentina

Colimbas

Nació: 4 de junio de 1955
Desapareció: 7 de julio de 1976
Unidad: Base Aeronaval de Punta Indio
Jefes:
Capitán de fragata MEDICI
Capitán de corbeta Luis DUPEYRON
Comandante de Zona: General Carlos G. SUAREZ MASON
Comandante de Subzona: General Adolfo SIGWALD
Comandante de operaciones navales: Contraalmirante Luis María MENDIA
Comandante de Subzona del domicilio: General Jorge OLIVERA ROVERE
Jefe de Inteligencia Naval: Capitán de navío Lorenzo de MOUNTMOULLIN
Director de Justicia Naval: Capitán de navío Julio O. GARAVAGLIA

Por alguna razón propia del terrorismo de Estado, durante el mes de julio de 1976 fueron desaparecidos cinco conscriptos de la Armada, comandada por el almirante Emilio E. MASSERA: Eduardo GUERCI, Javier Antonio OTERO, Sergio TARNOPOLSKY, Horacio Daniel MARGELI y Augusto María CONTE MAC DONELL.
El 30 de enero de 1976 el domicilio de la familia CONTE MAC DONELL fue allanado por “personal de seguridad” que se llevó diez libros y documentos del padre de familia. Ese mismo día, Augusto María se presentó en el Distrito Militar, y desde el 1º de febrero pasó a formar parte como conscripto de la Base Aeronaval de Punta Indio. Al ser incorporado, personal del Servicio de Inteligencia Naval lo sometió a un interrogatorio en el cual el joven narró que había estado detenido en 1974 por cuestiones políticas, causa en la cual había sido sobreseído por la Justicia. Ese episodio también fue advertido por el doctor Augusto CONTE a las autoridades de la Base durante una visita al hijo recién incorporado; para tranquilidad del padre, los marinos restaron importancia a ese episodio “juvenil”.

Como lo destinaron a la Contaduría de la Base, debió cumplir frecuentes comisiones en la Capital Federal. Nada hacía suponer alguna situación anormal, pero el domingo 11 de julio, el doctor CONTE, preocupado por la inexplicable ausencia de su hijo, viajó a la Base Aeronaval. Allí se entrevistó con el capitán de corbeta contador TRABUCCO, superior inmediato de Augusto María, quien le comunicó que había enviado en comisión al conscripto a la Capital Federal el 7 de julio a las tres de la tarde.

TRABUCCO aclaró que el soldado debía haber regresado al día siguiente por la noche.

El martes 13 el doctor CONTE se entrevistó con el jefe de la Base, capitán de fragata MEDICI, y con su segundo, el capitán de corbeta Luis DUPEYRON. Además de ratificar lo ya narrado por TRABUCCO, los oficiales ampliaron la información. El soldado CONTE, explicaron, salió en comisión el 7 a las tres de la tarde, con boleto ferroviario para llegar a la Capital Federal a las ocho. Ya que a esa hora la comisión no podía ser cumplida iría a su casa y realizaría la tarea al día siguiente. Como la misión estaba incumplida y el soldado no había retornado, se lo daba de baja por desertor.
El doctor CONTE, que sabía perfectamente que su hijo no había desertado, percibió claramente que se trataba de un secuestro entre la Base Aeronaval de Punta Indio y su propio domicilio. Sin embargo, no pudo demostrarlo ni logró, pese a todo lo que hizo por su hijo y por otros desaparecidos, obtener certezas sobre lo ocurrido. El habeas corpus presentado el 26 de agosto de 1976 fue rechazado por el juez de sentencia doctor Raúl BARCELO.

La lucha por conocer el destino de su hijo llevó al doctor CONTE a convertirse en un líder de los derechos humanos. Enfrentó todas las adversidades durante años, hasta que, abrumado por leyes que dejaron asesinos y otros criminales libres de castigo, decidió ir a reunirse con su hijo y se suicidó. Ante el Dios de su profunda fe habrá quedado satisfecha su pregunta. ¿Por qué?.

El Escuadrón Perdido, por José Luis D’Andrea Mohr.

http://www.desaparecidos.org/arg//doc/escuadron/escua39.htm

Eduardo Guerci

October 15, 2021

Eduardo Guerci
Argentina

Colimbas

Nació: 2 de octubre de 1955
Desapareció: 20 de julio de 1976
Unidad: Dirección de Armamento del Personal Naval.
En comisión en el Edificio Libertad
Comandante en Jefe: Almirante Emilio Eduardo MASSERA
Jefe de división Armamento: Capitán de fragata Eduardo Alberto TRAID
Jefe militar: Capitán de navío Alberto H. QUEVEDO
Jefe de Inteligencia Naval: Capitán de navío Lorenzo de MOUNTMOLLIN
Segundo jefe de División Conscriptos: Teniente de navío César A. RESIO
Director de Justicia Naval: Capitán de navío Julio Omar GARAVAGLIA
Oficial actuante: Teniente de fragata músico Héctor Adrián GAUNA
Comandante de Zona de secuestro: General Carlos G. SUAREZ MASON
Comandante de Subzona de secuestro: General Jorge OLIVERA ROVERE
Jefe de Area de secuestro: Coronel Julián E. CAPANEGRA

Eduardo GUERCI inició su servicio militar el 31 de enero de 1976 y fue destinado primero a la Dirección de Armamento del Personal Naval. Terminada la instrucción básica, pasó en comisión al Edificio Libertad, sede del Comando en Jefe de la Armada. Este nuevo destino permitía que el joven cenara y durmiera en su casa del barrio porteño de Floresta.

El martes 20 de julio de 1976 a las once y media de la noche se presentaron en la casa de la familia GUERCI cuatro hombres armados, vestidos de civil, que se identificaron como miembros de “la Federal”. Traían con ellos, con las manos esposadas por detrás, al joven conscripto Eduardo. Permanecieron en el domicilio casi tres horas y se llevaron dos motocicletas, herramientas, instrumentos musicales, alhajas, dinero y muchas otras pertenencias. Cargaron todo en un camión y, sin dar explicaciones, partieron con el botín y el prisionero. Esa familia aterrorizada ignoraba que a esa misma hora era detenida la novia del conscripto, Patricia FARAONI, actualmente desaparecida.

Alberto GUERCI, hermano de Eduardo, se presentó al día siguiente del secuestro en el Edificio Libertad y denunció el hecho ante el capitán de navío Alberto H. QUEVEDO, jefe militar.

Pese al evidente secuestro, la Armada dispuso la iniciación de las actuaciones de Justicia Naval por “primera deserción simple”, tarea que recayó en el teniente de fragata músico Héctor Adrián GAUNA. (Este oficial cumplió el mismo cometido en el caso de la “deserción” del conscripto Pablo Alberto SULKIES, ocurrida en el mismo mes del secuestro de GUERCI.) El 25 de agosto de 1976 el músico GAUNA dio por finalizada su investigación con la conclusión de que el conscripto había cometido la falta de “primera deserción simple” y continuaba prófugo.

Las gestiones de la familia GUERCI fueron inútiles, pese a que las evidencias del secuestro figuraban en el “Acta por deserción”, tal el caso de la entrevista mantenida por el hermano del conscripto con el jefe de Contrainteligencia, teniente de navío Mario Eduardo A. SCOTTI.

El 24 de septiembre de 1980, el director de Justicia Naval, capitán de navío auditor Francisco G. COBOS, dispuso: “Declarar extinguidas por prescripción las acciones disciplinarias para reprimir la deserción en que incurrieron…”. A continuación aparecen los nombres de tres conscriptos: Eduardo GUERCI, de la Dirección General del Personal Naval, el 26 de julio de 1976; Javier Antonio OTERO, de la ESMA, el 3 de julio de 1976, y Sergio TARNOPOLSKY, de la ESMA, el 19 de julio de 1978.
Los tres conscriptos continúan desaparecidos, al igual que la
novia de GUERCI, la esposa de OTERO y la familia TARNOPOLSKY.

¿Deserción? ¿Un músico dedicado a tareas de justicia militar? Tal vez se deba a que “la música militar es a la música lo que la justicia militar es a la justicia”.

El Escuadrón Perdido, por José Luis D’Andrea Mohr.

http://www.desaparecidos.org/arg/doc/escuadron/escua63.htm

Mario Ivar Flores

Mario Ivar Flores

Argentina

Colimbas

Jujuy

Nació: 22 de julio de 1951
Desapareció: 26 de mayo de 1976
Unidad: Grupo de Artillería de Montaña 5
Jefe: Teniente coronel Carlos Jorge María MARTINEZ
Comandante de Zona: General Luciano Benjamín MENENDEZ
Comandante de Subzona: General Antonio Domingo BUSSI
Jefe de Area: Teniente coronel Carlos Néstor BULACIOS
Jefe del Destacamento de Inteligencia 142: Teniente coronel E. GONZALEZ BREARD

Mario Ivar FLORES, hijo de inmigrantes bolivianos radicados en Jujuy, cursaba el tercer año de Abogacía en la Universidad de Tucumán cuando ingresó al servicio militar el 1º de marzo de 1975. Lo destinaron al Grupo de Artillería de Montaña 5 (GAM 5), en San Salvador de Jujuy.

A partir del 11 de mayo de 1976 comenzó a ir todos los días de civil a su casa, con obligación de presentarse en el cuartel cada cuatro días. Quince días después, su padre lo acompañó hasta la puerta de la batería donde servía Mario y ambos, alborozados, comprobaron que los compañeros estaban entregando el equipo individual, signo inequívoco de baja inminente. El señor Flores le comunicó la buena nueva a su mujer, pero dos días después, como el muchacho no llegaba, fue al Grupo de Artillería de Montaña 5 y allí le informaron que Mario Ivar había sido enviado a Perico para ayudar en el trabajo con los soldados nuevos, “por unos días nomás”, le dijeron.

El papá de Mario Ivar regresó al Grupo de Artillería de Montaña 5 el 1″ de junio y le dijeron que el hijo había sido enviado a Tucumán. Cuatro días después le comunicaron que el joven había salido franco y que, si no volvía, sería declarado desertor.
Pero la mayor crueldad consistió en invitar al señor y la señora FLORES a la ceremonia de baja y despedida de la clase incorporada, donde el matrimonio suponía que podría ver y retirar al hijo de semejante pesadilla. Nada de eso ocurrió; uno de los jefes les informó que Mario Ivar era desertor: “No se aflijan, debe estar con una novia, los muchachos son así. No es el primer caso; faltando un día para la baja desertan”. (Es casi imposible que exista tan solo un caso de deserción que se haya producido “faltando un día para la baja”.)

Los padres, desesperados y convencidos de que estaban tratando de engañarles, preguntaron entre los compañeros de Mario Ivar; los muchachos recordaron que el 26 de mayo lo habían visto llegar acompañado por el padre, pero no lo vieron salir del cuartel.

El 8 de junio el teniente coronel Carlos Jorge María MARTINEZ, Jefe del Grupo de Artillería de Montaña 5, firmó la baja de Mario Ivar FLORES “por haber consumado la falta militar grave de primera deserción”.

El habeas corpus presentado ante el juez federal de Jujuy fue rechazado y el soldado continúa desaparecido.

El Escuadrón Perdido, por José Luis D’Andrea Mohr.

http://desaparecidos.org/arg/doc/escuadron/escua49.htm

 

Ramon Antonio Llanivelli Rojas

Ramón Antonio Llanivelli Rojas

Desaparecido el 8/7/77

Ramón nació el 7 de febrero de 1958, tenía 19 años. Estaba haciendo el servicio militar en la Base Naval de Punta Alta, cuyo jefe era el Capitán de Navío Zenón Saúl Bolino. Fue incorporado a la Armada el 5 de abril de 1977, según cuenta en su Documento Nacional de Identidad, sin embargo en el ‘84 al pedirle datos, el contraalmirante Ramón Arosa dijo que no había datos de su incorporación. Se le dio la baja el 22 de julio de 1981.

El 8 de julio de 1977 a las dos y veinticinco de la mañana, en la ciudad de Berisso, se escuchó una orden dada por altavoces para que la familia moradora de la casa de los Llanivelli abriera la puerta. Así lo hicieron y varios individuos armados y vestidos en uniforme verde de fajina ingresaron en la vivienda; encapucharon y separaron en distintas habitaciones a los miembros de la familia, y se retiraron, con Ramón maniatado, en unas camionetas iguales a las utilizadas por el Batallón de Infantería de Marina 5, perteneciente al Area 116 y dependiente del Comando de Operaciones Navales.

Jamás volvió a saberse de Ramón Antonio.

http://www.desaparecidos.org/arg/victimas/ll/llanivelli/

Julio Secundino Robles

Julio Secundino Robles

Argentina

Colimbas

Misiones

Desaparecido el 6/12/81

Julio Secundino Robles cumplía con el servicio militar en la Compañía de Comunicaciones 7, de Misiones. En julio tuvo quince días de licencia y viajo a casa de sus padres, en Rosario. El 6 de ese mes a las diez de la mañana sus vecinos lo vieron tomar un colectivo y jamás volvió a saberse de él. Su familia recurrió a la Fiscaliza Correccional de Menores a cargo de la doctora Emanuela Veiga, sin lograr resultados positivos. El ejército lo dio de baja por desertor y continúa desparecido.

http://www.desaparecidos.org/arg/victimas/r/roblesj/

 

1 2 3 67
briancarlsonartist@gmail.com