Monthly Archives: October 2021

Eduardo Guerci

October 15, 2021

Eduardo Guerci
Argentina

Colimbas

Nació: 2 de octubre de 1955
Desapareció: 20 de julio de 1976
Unidad: Dirección de Armamento del Personal Naval.
En comisión en el Edificio Libertad
Comandante en Jefe: Almirante Emilio Eduardo MASSERA
Jefe de división Armamento: Capitán de fragata Eduardo Alberto TRAID
Jefe militar: Capitán de navío Alberto H. QUEVEDO
Jefe de Inteligencia Naval: Capitán de navío Lorenzo de MOUNTMOLLIN
Segundo jefe de División Conscriptos: Teniente de navío César A. RESIO
Director de Justicia Naval: Capitán de navío Julio Omar GARAVAGLIA
Oficial actuante: Teniente de fragata músico Héctor Adrián GAUNA
Comandante de Zona de secuestro: General Carlos G. SUAREZ MASON
Comandante de Subzona de secuestro: General Jorge OLIVERA ROVERE
Jefe de Area de secuestro: Coronel Julián E. CAPANEGRA

Eduardo GUERCI inició su servicio militar el 31 de enero de 1976 y fue destinado primero a la Dirección de Armamento del Personal Naval. Terminada la instrucción básica, pasó en comisión al Edificio Libertad, sede del Comando en Jefe de la Armada. Este nuevo destino permitía que el joven cenara y durmiera en su casa del barrio porteño de Floresta.

El martes 20 de julio de 1976 a las once y media de la noche se presentaron en la casa de la familia GUERCI cuatro hombres armados, vestidos de civil, que se identificaron como miembros de “la Federal”. Traían con ellos, con las manos esposadas por detrás, al joven conscripto Eduardo. Permanecieron en el domicilio casi tres horas y se llevaron dos motocicletas, herramientas, instrumentos musicales, alhajas, dinero y muchas otras pertenencias. Cargaron todo en un camión y, sin dar explicaciones, partieron con el botín y el prisionero. Esa familia aterrorizada ignoraba que a esa misma hora era detenida la novia del conscripto, Patricia FARAONI, actualmente desaparecida.

Alberto GUERCI, hermano de Eduardo, se presentó al día siguiente del secuestro en el Edificio Libertad y denunció el hecho ante el capitán de navío Alberto H. QUEVEDO, jefe militar.

Pese al evidente secuestro, la Armada dispuso la iniciación de las actuaciones de Justicia Naval por “primera deserción simple”, tarea que recayó en el teniente de fragata músico Héctor Adrián GAUNA. (Este oficial cumplió el mismo cometido en el caso de la “deserción” del conscripto Pablo Alberto SULKIES, ocurrida en el mismo mes del secuestro de GUERCI.) El 25 de agosto de 1976 el músico GAUNA dio por finalizada su investigación con la conclusión de que el conscripto había cometido la falta de “primera deserción simple” y continuaba prófugo.

Las gestiones de la familia GUERCI fueron inútiles, pese a que las evidencias del secuestro figuraban en el “Acta por deserción”, tal el caso de la entrevista mantenida por el hermano del conscripto con el jefe de Contrainteligencia, teniente de navío Mario Eduardo A. SCOTTI.

El 24 de septiembre de 1980, el director de Justicia Naval, capitán de navío auditor Francisco G. COBOS, dispuso: “Declarar extinguidas por prescripción las acciones disciplinarias para reprimir la deserción en que incurrieron…”. A continuación aparecen los nombres de tres conscriptos: Eduardo GUERCI, de la Dirección General del Personal Naval, el 26 de julio de 1976; Javier Antonio OTERO, de la ESMA, el 3 de julio de 1976, y Sergio TARNOPOLSKY, de la ESMA, el 19 de julio de 1978.
Los tres conscriptos continúan desaparecidos, al igual que la
novia de GUERCI, la esposa de OTERO y la familia TARNOPOLSKY.

¿Deserción? ¿Un músico dedicado a tareas de justicia militar? Tal vez se deba a que “la música militar es a la música lo que la justicia militar es a la justicia”.

El Escuadrón Perdido, por José Luis D’Andrea Mohr.

http://www.desaparecidos.org/arg/doc/escuadron/escua63.htm

Mario Ivar Flores

Mario Ivar Flores

Argentina

Colimbas

Jujuy

Nació: 22 de julio de 1951
Desapareció: 26 de mayo de 1976
Unidad: Grupo de Artillería de Montaña 5
Jefe: Teniente coronel Carlos Jorge María MARTINEZ
Comandante de Zona: General Luciano Benjamín MENENDEZ
Comandante de Subzona: General Antonio Domingo BUSSI
Jefe de Area: Teniente coronel Carlos Néstor BULACIOS
Jefe del Destacamento de Inteligencia 142: Teniente coronel E. GONZALEZ BREARD

Mario Ivar FLORES, hijo de inmigrantes bolivianos radicados en Jujuy, cursaba el tercer año de Abogacía en la Universidad de Tucumán cuando ingresó al servicio militar el 1º de marzo de 1975. Lo destinaron al Grupo de Artillería de Montaña 5 (GAM 5), en San Salvador de Jujuy.

A partir del 11 de mayo de 1976 comenzó a ir todos los días de civil a su casa, con obligación de presentarse en el cuartel cada cuatro días. Quince días después, su padre lo acompañó hasta la puerta de la batería donde servía Mario y ambos, alborozados, comprobaron que los compañeros estaban entregando el equipo individual, signo inequívoco de baja inminente. El señor Flores le comunicó la buena nueva a su mujer, pero dos días después, como el muchacho no llegaba, fue al Grupo de Artillería de Montaña 5 y allí le informaron que Mario Ivar había sido enviado a Perico para ayudar en el trabajo con los soldados nuevos, “por unos días nomás”, le dijeron.

El papá de Mario Ivar regresó al Grupo de Artillería de Montaña 5 el 1″ de junio y le dijeron que el hijo había sido enviado a Tucumán. Cuatro días después le comunicaron que el joven había salido franco y que, si no volvía, sería declarado desertor.
Pero la mayor crueldad consistió en invitar al señor y la señora FLORES a la ceremonia de baja y despedida de la clase incorporada, donde el matrimonio suponía que podría ver y retirar al hijo de semejante pesadilla. Nada de eso ocurrió; uno de los jefes les informó que Mario Ivar era desertor: “No se aflijan, debe estar con una novia, los muchachos son así. No es el primer caso; faltando un día para la baja desertan”. (Es casi imposible que exista tan solo un caso de deserción que se haya producido “faltando un día para la baja”.)

Los padres, desesperados y convencidos de que estaban tratando de engañarles, preguntaron entre los compañeros de Mario Ivar; los muchachos recordaron que el 26 de mayo lo habían visto llegar acompañado por el padre, pero no lo vieron salir del cuartel.

El 8 de junio el teniente coronel Carlos Jorge María MARTINEZ, Jefe del Grupo de Artillería de Montaña 5, firmó la baja de Mario Ivar FLORES “por haber consumado la falta militar grave de primera deserción”.

El habeas corpus presentado ante el juez federal de Jujuy fue rechazado y el soldado continúa desaparecido.

El Escuadrón Perdido, por José Luis D’Andrea Mohr.

http://desaparecidos.org/arg/doc/escuadron/escua49.htm

 

Ramon Antonio Llanivelli Rojas

Ramón Antonio Llanivelli Rojas

Desaparecido el 8/7/77

Ramón nació el 7 de febrero de 1958, tenía 19 años. Estaba haciendo el servicio militar en la Base Naval de Punta Alta, cuyo jefe era el Capitán de Navío Zenón Saúl Bolino. Fue incorporado a la Armada el 5 de abril de 1977, según cuenta en su Documento Nacional de Identidad, sin embargo en el ‘84 al pedirle datos, el contraalmirante Ramón Arosa dijo que no había datos de su incorporación. Se le dio la baja el 22 de julio de 1981.

El 8 de julio de 1977 a las dos y veinticinco de la mañana, en la ciudad de Berisso, se escuchó una orden dada por altavoces para que la familia moradora de la casa de los Llanivelli abriera la puerta. Así lo hicieron y varios individuos armados y vestidos en uniforme verde de fajina ingresaron en la vivienda; encapucharon y separaron en distintas habitaciones a los miembros de la familia, y se retiraron, con Ramón maniatado, en unas camionetas iguales a las utilizadas por el Batallón de Infantería de Marina 5, perteneciente al Area 116 y dependiente del Comando de Operaciones Navales.

Jamás volvió a saberse de Ramón Antonio.

http://www.desaparecidos.org/arg/victimas/ll/llanivelli/

Julio Secundino Robles

Julio Secundino Robles

Argentina

Colimbas

Misiones

Desaparecido el 6/12/81

Julio Secundino Robles cumplía con el servicio militar en la Compañía de Comunicaciones 7, de Misiones. En julio tuvo quince días de licencia y viajo a casa de sus padres, en Rosario. El 6 de ese mes a las diez de la mañana sus vecinos lo vieron tomar un colectivo y jamás volvió a saberse de él. Su familia recurrió a la Fiscaliza Correccional de Menores a cargo de la doctora Emanuela Veiga, sin lograr resultados positivos. El ejército lo dio de baja por desertor y continúa desparecido.

http://www.desaparecidos.org/arg/victimas/r/roblesj/

 

Jose Della Flora

José María Della Flora

Argentino

Colimbas

Nació: 15 de abril de 1955
Desapareció: abril de 1977
Unidad: Regimiento de caballería de Tanques 8
Jefe: Teniente coronel Carlos BINOTTI
Comandante de Zona: General Carlos G. SUAREZ MASON
Comandante de Subzona: General Oscar A. SAINT JEAN
Jefe de Area CCD “Pozo de Quilmes”: Coronel Eduardo ABUD
Comandante de Zona CCD “Pozo de Quilmes”: General Carlos G. SUAREZ MASON
Comandante de Subzona CCD “Pozo de Quilmes”: General Juan Bautista SASIAIÑ

Según las respuestas de las autoridades militares dadas al Ministerio de Defensa a partir de la reinstalación constitucional de 1983, el soldado José María DELLA FLORA fue incorporado en abril de 1976 al Regimiento de Caballería de Tanques 8, de Magdalena, provincia de Buenos Aires. Lo dieron de baja el 7 de agosto de 1976 por haber consumado “primera deserción simple”. Pero las actuaciones realizadas para investigar la falta grave del conscripto DELLA FLORA “se incineraron como consecuencia de un incendio ocurrido en el RC TAN 8, el 26 de agosto de 1982”. Pese a ello, se informó que el conscripto había salido franco el día 1º de agosto de 1976 sin haber regresado al cuartel.

Sin embargo, la madre de José María recibió varias cartas del hijo, quien no precisaba el lugar donde se encontraba aparentemente detenido. La última estaba fechada en abril de 1977. En enero de 1979 la señora regresó una vez más a Magdalena y la atendió un capitán de apellido GROSSI. Este oficial le dijo: “No camine más porque todo está en manos del PEN y es posible que su hijo esté en una escuela de recuperación”. Interrogado por la madre de José María por la ubicación de esa “escuela”, el capitán replicó que no podía darle referencias.

La “escuela de recuperación” donde estaba secuestrado el soldado José María DELLA FLORA era el centro clandestino de detención “Pozo de Quilmes”, último lugar donde fue visto por un sobreviviente de ese horror.

El Escuadrón Perdido, por José Luis D’Andrea Mohr.

http://www.desaparecidos.org/arg/doc/escuadron/escua42.htm

briancarlsonartist@gmail.com